BoletínLecturas recomendadas

Lecturas recomendadas: 5ª semana de tiempo ordinario

1. Lectura del Evangelio del Domingo 5 ª semana de tiempo ordinario.

Curó a muchos enfermos de diversos males.
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 1, 29-39

En aquel tiempo, al salir Jesús de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés.

La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, e inmediatamente le hablaron de ella. Él se acercó, la cogió de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles. Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó muchos demonios; y como los demonios lo conocían, no les permitía hablar.

Se levantó de madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se marchó a un lugar solitario y allí se puso a orar. Simón y sus compañeros fueron en su busca y, al encontrarlo, le dijeron:

«Todo el mundo te busca».

Él les respondió:

«Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he salido».

Así recorrió toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando los demonios.

Palabra del Señor.

2. Lectura de la Madre Trinidad

“Tengo sed” 

La iglesia y su misterio.

Dios es la alegría por esencia, Vida de la Vida, amor, unión, felicidad, gozo completo.

Dios es el que Se Es; la Fuente de la vida,el Manantial de las aguas eternas que brotan en infinitud de cataratas de ser, principio de toda vida y razón de toda existencia; el que tiene saciada en sí toda su felicidad infinita, que en infinitud, por sus atributos y perfecciones, se es la Saciedad completa de capacidad de abarcación.

Dios se es los Manantiales eternos que tiene en sí todo el “agua” refrigerante que Él se es por su mismo ser.

“El que tenga sed que venga a mí y beba”, dice Jesús. “Yo soy la Fuente de la vida”; “el agua que Yo daré, salta hasta la vida eterna”. “El que beba de mi no tendrá más sed y el que comiere de mí no tendrá ya más hambre”. Pero los hombres se cavaron “cisternas” y además “cisternas rotas”, y me dejaron a mí que “soy la Fuente de agua viva”.