BoletínLecturas recomendadas

Lecturas recomendadas: 5ª semana de Pascua

1. Lectura del Evangelio de la 5ª semana de Pascua

EVANGELIO
El que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante.
Lectura del santo Evangelio según san Juan 15, 1-8

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento que no da fruto en mí lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto.

Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros.

Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.

Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden.

Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis, y se realizará.

Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos».

Palabra del Señor.

2. Lectura de la Madre Trinidad

Opúsculo 4.  “El Cristo de todos los tiempos”   pp 51-70

Dios es infinitamente perfecto, y, por la perfección de su misma naturaleza, tiene en sí, sido, poseído y terminado, cuanto es y cuanto vive en la abarcación de su eternidad.

La eternidad en Dios es el Acto infinitamente perfecto que, en el compendio de su abarcación, contiene encerrada toda la capacidad potencial de Dios en la exuberancia pletórica de su inexhaustiva perfección.

El tiempo es la posibilidad que Dios ha dado a la criatura para realizar una cosa y llevarla a su término. Y cuando la perfección del que lo realiza o su capacidad para realizarla es mayor, necesita de menos tiempo para consumarla.