BoletínNoticias de la Iglesia

Madrid no suma nuevas zonas de la diócesis a las de mayores restricciones de aforo en los templos

pautas sanitarias 23 octubre

La Comunidad de Madrid mantendrá las restricciones de movilidad en 16 zonas básicas de salud y una localidad, e incluye una nueva zona de salud en el listado de las perimetradas: María Curie, en el municipio de Leganés (diócesis de Getafe), hasta el 15 de marzo.

Lo han anunciado este viernes en rueda de prensa los responsables de Sanidad, que además han detallado las zonas en las que se levantan los confinamientos perimetrales: Aravaca (Moncloa-Aravaca), Montesa (Salamanca), Jazmín (Ciudad Lineal), en la diócesis de Madrid; y Getafe Norte (Getafe), en la diócesis de Getafe.

Asimismo, terminan las limitaciones en los municipios de Alcobendas, Moralzarzal, Navacerrada y Becerril de la Sierra, en la diócesis de Madrid; Villaconejos, Brunete, Griñón y El Álamo, en la diócesis de Getafe; y Mejorada del Campo, en la diócesis de Alcalá.

Confinamientos hasta el 8 de marzo

Por su parte, las zonas que se mantienen confinadas al menos hasta el 8 de marzo son:

  • Dentro de la diócesis de Madrid, las zonas básicas de salud de Andrés Mellado (Chamberí), General Oráa (Salamanca) y Vinateros-Torito (Moratalaz), en Madrid capital; y los municipios de Collado Villalba, San Sebastián de los Reyes, Hoyo de Manzanares y Villanueva del Pardillo.
  • En la diócesis de Alcalá, la localidad de Torrejón de Ardoz.

En estas zonas con movilidad restringida, los aforos en los templos son de un tercio de su capacidad; en el resto, se mantienen en el 50 %. Además, la actividad en los lugares de culto iniciada con anterioridad a las 22:00 horas se podrá concluir con posterioridad a la misma siempre que se permita a los asistentes cumplir con el toque de queda, que se mantendrá en las 23:00 horas hasta al menos el 14 de marzo.

En la web de la Comunidad de Madrid puede consultarse un mapa interactivo con las zonas.

Por la salud de todos

En este contexto, el Arzobispado recuerda que en todos los lugares de culto es obligatorio el uso de mascarillas, las pilas de agua bendita continúan vacías y se ofrece gel desinfectante.

Además, el facultativo gesto de paz ha sido sustituido por uno sin contacto; la comunión se recomienda en la mano; se evitan los coros, reduciendo la música a un solo cantor; no se distribuyen hojas parroquiales ni ningún otro objeto, y el cestillo de la colecta no se pasa durante el ofertorio, sino a la salida de Misa.