BoletínLecturas recomendadas

Lecturas recomendadas: semana de la octava de Pascua

1. Lectura del Evangelio del Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor.

EVANGELIO
Él había de resucitar de entre los muertos.
Lectura del santo Evangelio según san Juan 20, 1-9

El primer día de la semana, María la Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro.

Echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien Jesús amaba, y les dijo:

«Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto. »

Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; e, inclinándose, vio los lienzos tendidos; pero no entró.

Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio los lienzos tendidos y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no con los lienzos, sino enrollado en un sitio aparte.

Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó.

Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.

Palabra del Señor.

2. Lectura de la Madre Trinidad

Opúsculo nº11  “Bienvenido sea el hombre al seno del Padre”,  pp 96-112

Con la consumación de la restauración del hombre caído mediante la inmolación cruenta del divino Redentor, manifestación majestuosa de la excelencia del infinito Poder en un derroche de su amor eterno para la gloria de su Nombre y salvación de las almas; culminó la Redención del Mesías prometido a los Santos Patriarcas y anunciado por los Profetas del Antiguo Testamento, como Cordero Inmaculado que fue inmolado para quitar los pecados del mundo; tras lo cual vino la resurrección y la vida por el triunfo de Cristo resucitado:

«Subimos a Jerusalén, y se cumplirán todas las cosas escritas del Hijo del hombre, que será entregado a los gentiles, y escarnecido e insultado y escupido, y después de azotado le quitarán la vida y al tercer día resucitará»