BoletínLecturas recomendadas

Lecturas preparación Domingo V semana de Tiempo Ordinario

1. Lectura del Evangelio del Domingo V de Tiempo Ordinario (4 Febrero)

EVANGELIO
Curó a muchos enfermos de diversos males

Lectura del santo Evangelio según San Marcos,  Mc 1, 29-39

En aquel tiempo, al salir Jesús de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a la casa de Simón y Andrés.
La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, e inmediatamente le hablaron de ella. Él se acercó, la cogió de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles.
Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó muchos demonios; y como los demonios lo conocían, no les permitía hablar.
Se levantó de madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se marchó a un lugar solitario y allí se puso a orar. Simón y sus compañeros fueron en su busca y, al encontrarlo, le dijeron:
«Todo el mundo te busca».
Él les responde:
«Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he salido».
Así recorrió toda Galilea, predicando en sus sinagogas y expulsando los demonios.
 
Palabra del Señor.

2. Lectura de la Madre Trinidad

Opúsculo 4. “El eco de la Iglesia» , pp. 85-19

Son tus peticiones en mi pecho herido, como requemores que, en tiernos quejidos, penetran la hondura de mi corazón…

Oigo tus lamentos, cual volcán abierto, que me manifiestan su desolación… Escucho rumores…, lamentos de angustia…, abandonos lentos…, honda inmolación…

¡Es la Iglesia mía que, envuelta en sus penas, descubre a mi alma, cual Madre amorosa, la llenura inmensa de su gran misión…!

¡Oh, si yo pudiera romper la apretura y las estrechuras de mi seno herido por los alaridos que envuelvo en sollozos y oculto en la hondura de mi corazón…!

Dios se ha convertido dentro de mi pecho en quejidos hondos de una petición. Secreta es su habla y tierno su acento, ¡pero es taladrante cual hierro punzante, hiriendo mi entraña en cauterio lento de una inmolación!