EL ROSTRO DE LA IGLESIA

«¡Ay, Iglesia mía!, toda hermosa, engalanada con la misma Divinidad que te penetra, te […]

LA VOLUNTAD DE DIOS

«Así, cuando en cualquier momento de nuestra vida nosotros, por amor de Dios, en […]