BoletínNoticias de la Iglesia

Cardenal Osoro: «El Dios en quien creemos os quiere a todos y sin condiciones»

En el domingo de la Divina Misericordia, el cardenal Carlos Osoro ha recordado que «el Dios en quien creemos os quiere a todos y sin condiciones». Según ha detallado, «no sé acerca a ti ni a mí por lo que valgamos, […] es un Dios que cuenta con nuestras miserias y nos libera de nuestras miserias, llenándonos de su misericordia y de su amor» y eso provoca «alegría».

Con la vista puesta especialmente en aquellos a quienes la pandemia del coronavirus ha golpeado directamente e incluso han perdido a seres queridos, el arzobispo de Madrid ha pedido a todos los madrileños que seguían la celebración por Telemadrid que experimenten alegría porque «el Señor nunca nos abandona».

Aludiendo al Evangelio proclamado, ha reconocido que «hoy estamos en el anochecer y a veces en la oscuridad», pero, «como en aquel momento se hizo presente en aquella casa en la que los discípulos tenían las puertas cerradas por miedo» y «estaban traumatizados» por su muerte, «Jesús resucitado atraviesa esas puertas», «hoy entra en tu vida, en tu corazón». «Abrid vuestra vida. Dejad entrar a Jesús. Es camino de libertad, es camino de liberación, es camino creador de perdón para ti y para que lo regales a los demás», ha aseverado.

Frente a la «fe puramente racionalista» de Tomás, el purpurado ha animado a ver cómo se manifiesta la «solidaridad de la Resurrección» en tantos lugares del mundo y donde están «las miserias más grandes». «Sigue habiendo hombres y mujeres que perseveran en la enseñanza de los apóstoles, […] que viven la comunión con Cristo» y, precisamente por ello, «con todos los hombres», ha subrayado en otro momento, aludiendo a su reciente invitación a las familias a ayudar a otros a su alrededor.

«Os invito a que digáis: “Señor mío y Dios mío”. Y Jesús te dirá, “bienaventurado porque has creído” y verás cosas mayores», ha concluido el cardenal Osoro, que ha estado acompañado por los obispos auxiliares monseñor José Cobo, monseñor José Cobo y monseñor Jesús Vidal.