BoletínNoticias de la Iglesia

Así quedan los aforos de los templos en la fiesta de la Inmaculada

pautas sanitarias 23 octubre

La Comunidad de Madrid ha anunciado que a partir del próximo lunes, 7 de diciembre, levantará las restricciones de movilidad en las zonas básicas de salud de Daroca (Ciudad Lineal) y Vicálvaro-Artilleros (Vicálvaro), en Madrid capital, y en Sierra de Guadarrama, Collado Villalba Pueblo y Collado Villalba Estación, en el municipio de Collado Villalba; así como en Alpedrete, Galapagar, Moralzarzal y El Boalo-Cerceda-Mataelpino, en la zona básica de salud de Manzanares el Real, todas en la diócesis de Madrid. En estas zonas, en las que la incidencia ya se sitúa por debajo de los 400 casos por cada 100.000 habitantes, se recupera en los templos el aforo del 50 %.

En paralelo, en la diócesis de Getafe salen de las limitaciones las zonas de Cuzco, Castilla la Nueva y Alicante (Fuenlabrada), los municipios de Colmenar de Oreja, Chinchón y Villaconejos, en la zona básica de Colmenar de Oreja, y los municipios de San Martin de Valdeiglesias y Pelayos de la Presa, en la zona básica de San Martín de Valdeiglesias.

Zonas confinadas perimetralmente y con aforo a un tercio

Por el contrario, hasta al menos el 14 de diciembre se mantienen confinadas perimetralmente y con aforo a un tercio en los templos las zonas de Guzmán el Bueno (Chamberí), La Elipa (Ciudad Lineal) y La Moraleja (Alcobendas), en la diócesis de Madrid, y el área de Barcelona (Móstoles), de la diócesis de Getafe. En la web de la Comunidad de Madrid puede verse un mapa interactivo con las zonas.

En esta línea, la Comunidad de Madrid ha confirmado este viernes que la región permanecerá cerrada durante el puente de la Inmaculada y ha adelantado diversas medidas para evitar la propagación del coronavirus en mercadillos, belenes y otros actos en la vía pública.

Por la salud de todos

En este contexto, el Arzobispado recuerda que en todos los lugares de culto es obligatorio el uso de mascarillas, las pilas de agua bendita continúan vacías y se ofrece gel desinfectante.

Además, el facultativo gesto de paz ha sido sustituido por uno sin contacto; la comunión se recomienda en la mano; se evitan los coros, reduciendo la música a un solo cantor; no se distribuyen hojas parroquiales ni ningún otro objeto, y el cestillo de la colecta no se pasa durante el ofertorio, sino a la salida de Misa.